tener un perro personas mayores